miércoles, 23 de mayo de 2012

El Profesor Emérito ERNESTO KAHAN, en Long Island New York

Ernesto Kahan portada de www.lialdia.com

 
El Profesor Emérito Ernesto Kahan, recibió en la noche del viernes, en la celebración del Tercer Aniversario de Long Island Al Día, muestras de simpatía y respeto, por la labor que durante toda su vida, ha desarrollado en beneficio de la convivencia, la tolerancia y la búsqueda de la Paz.Las más altas autoridades del Condado, encabezadas por su Ejecutivo Steve Bellone, exaltaron el trabajo por la Paz del Profesor y otorgaron los más altos  galardones a nuestro invitado de honor.La proclamación entregada, manifiesta, que ” por su excepcional contribución  y dedicación a la Paz del Mundo, el Condado de Suffolk, le da las gracias en nombre de los 1.5 millones de habitantes del condado,”, una zona de sectores de gran presencia Latina del Estado de New York.De igual manera, el oficial electo de más reputación del condado, el Asambleísta del Sexto Distrito de la Asamblea Estatal, Phil Ramos, de ascendencia Puertoriqueña, entregó a nombre de la Asamblea del Estado de New York, un reconocimiento” por su dedicación y  promoción de la Paz en el Mundo”.En una celebración en donde se sentía una gran complacencia por la presencia del Profesor Emérito, los asistentes escucharon el mensaje que con ansiedad esperaban y de pie, durante varios minutos rindieron homenaje a un hombre que embriaga por su sencillez, don de gentes y compromiso con la causa de la Paz de los países del mundo.
Long Island Al Día, le agradece su acto de presencia en la celebración , sus afectuosas manifestaciones, su visita al proyecto “El Barco de la Imaginación”, con niños pintores y poetas de ascendencia  Latina y lo exalta como un ejemplo de las generaciones presentes y futuras.Honor a quien lo merece.
FUENTE:

Amigos poetas del alma

Abrí las ventanas
para que entren la luna
y los primeros rayos del alba
en sinfonías de color imaginadas,
que vienen en poemas
a dibujar mis sueños con amistad alada.
Los respiré y bebí su savia
y me inundé de eternas baladas
de alegría y esperanza...
Miré al cielo y allí estaban:
las estrellas y los pentagramas,
que conservan la memoria
y barren la vieja ceniza
de la intolerancia humana
Miré al cielo,
porque hoy nace un nuevo día.
Miré, para ver el vuelo de mi mañana
para acariciar el aire que danza
y beber de los poetas sus palabras.
Voy en ondas hacia ellos,
les llevo miel y leche de mi suelo,
flores rojas y manzanas...
Les llevo mi ayer y lo que me queda,
les llevo intentos y luciérnagas heridas
el amor de las noches en espera,
el sol caliente y versos de mi granja...

Ernesto Kahan
Publicar un comentario

"PLUMA Y TINTERO" - Revista Literaria ahora en versión FLIP (libro Flash)